UGT informa:

Desde UGT hemos dirigido un escrito al Ministerio de Justicia interesando la suspensión de los plazos para formular alegaciones a las baremaciones relativas al concurso de méritos. Tras numerosas consultas de compañeros y compañeras afectados por la valoración que se ha hecho de la antigüedad.

Concretamente, dado el elevado número de consultas recibidas sobre errores en el cálculo del mérito del tiempo de servicio,  y una vez examinados los listados, observamos que las personas opositoras que han prestado servicios en el territorio de la Comunidad Autónoma de Andalucía, tienen calculado el mérito correspondiente al tiempo de servicio de forma incorrecta, toda vez que no se han computado los periodos anteriores al año 2007.

Desconocemos el motivo por el cual la Junta de Andalucía, concretamente, la Consejería de Justicia, Administración Local y Función Pública de Andalucía, ha remitido la información de forma defectuosa.Esta falta de diligencia por parte de la Administración Andaluza no es una cuestión menor, que afecte a un grupo reducido de personas opositoras, sino que se trata de un error generalizado y puede tener consecuencias en todos los ámbitos territoriales.

Ante esta situación y en aras de garantizar los derechos de todas las personas opositoras, desde el SINDICATO DE JUSTICIA UGT SERVICIOS PÚBLICOS hemos presentado un escrito al Tribunal Calificador Único, para que suspenda el plazo para formular alegaciones y requiera a la Consejería de Justicia, Administración Local y Función Pública de la Comunidad Autónoma de Andalucía a fin de que remita un nuevo listado que incluya todo el tiempo de servicio prestado en el SERVICIO PÚBLICO DE JUSTICIA por las personas que hayan participado en los procesos selectivos descritos anteriormente.

Asimismo, desde Andalucía hemos denunciado directamente a la Consejería estos hechos, solicitando una solución al respecto. La aportación del mérito del tiempo de servicio, de conformidad con la propia convocatoria de los procesos selectivos, correspondía a la propia Administración, en consecuencia, es la propia Administración, de oficio, quien debe arreglar este desaguisado.